http://www.seduca2.uaemex.mx/Organismos/denem/P9403/bannermgi-m2.jpg

INTRODUCCIÓN

El líder construye para sí mismo y para los demás una visión de futuro, a largo plazo asume la responsabilidad de comunicar esa visión a los otros.

Se motiva a sí mismo y motiva compartiendo unión y dando ejemplo de ella. Acompaña y reconoce lo que es importante tanto para él como para los demás, es un líder consigo mismo, transforma a los otros en líderes; equilibra sus propias necesidades con las del grupo y orienta la conducta a la tarea. Lidera con el ejemplo, más que mediante el conocimiento y/o la posición.

Para redimensionar el significado predicativo y práctico de la proactividad, el liderazgo y su objetivación al interior de los procesos de intervención, habrá que considerar la revisión de cuatro ejes de análisis a lo largo de las sesiones, mediante la incorporación-selección de contenidos y situaciones didácticas que contribuyan en los procesos de reflexión de cada uno de los bloques.

  1. Algunas consideraciones sobre la proactividad ejercida o posible de serlo, sobre, en y desde las áreas sustantivas que forman parte de la organización académica de las EN: docencia, investigación y difusión.
  2. Los estilos de liderazgo, sus rasgos más reconocibles al interior de la escuela y las formas potenciales de instituirlo académica y administrativamente.
  3. Las corrientes teóricas más representativas que dan cuenta de los procesos de intervención educativa, a partir de la lectura de experiencias exitosas desarrolladas en instituciones de educación superior.
  4. Las modalidades, agentes responsables, procesos principales y observables concretos que pueden asumir la intervención, la innovación o el mejoramiento de los procesos de gestión.

La proactividad y el liderazgo, se asumen como prácticas concretas en la acción, sustentados en indicadores objetivos como: el logro de la visión y desempeño eficiente de la escuela, su funcionamiento organizado avalado por los resultados de aprendizaje obtenidos por la unidad educativa y, los ambientes laborales y académicos generados por sus integrantes.

La revisión de estos conceptos y la manera como han sido interpretados en su acepción clásica administrativa detonará la necesidad de pensar sus inercias, redimensionando una nueva visión de las decisiones de diseño, ejecución y evaluación de las políticas institucionales.

Los contenidos a tratar dialectizan los rasgos que definen a una institución dirigida por una tradición fuertemente centralizada, e identifican los resultados que estructuralmente se obtienen en relación con el perfil que caracteriza  una visión proactiva, donde la unidad de mando implica lo diverso, la negociación, la corresponsabilidad del poder y el ejercicio del gobierno, como principios básicos para el encuentro analéptico del consenso y el disenso.

En el ámbito de la institución y los retos de la gestión, las reformas internas se manifiestan necesarias, sin embargo en el sector público, la proactividad y el liderazgo se mostrarán objetivamente, a través de evidencias que den cuenta de acuerdos verdaderos, sobre las prospectivas a corto y mediano plazo del rumbo estratégico de la escuela.