El mantenimiento consiste en la revisión de equipos en funcionamiento para garantizar su buen funcionamiento, tanto de hardware como de software en un ordenador o PC.

Su ingerencia es directamente en el desempeño del sistema, en la integridad de los datos almacenados y en un intercambio de información correcta, a la máxima velocidad posible dentro de la configuración óptima del sistema.

La forma más simple de aplicarlo es utilizando software que permite al usuario vigilar constantemente el estado de su equipo y realizar pequeños ajustes de una manera fácil.